Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Al Ibex volar por encima de los 16.000 puntos. A la economía española a las puertas de la Champion League. Dos crisis de las gordas en las muescas del revolver del Tuco. Francotirador de cualquier tema que huela a burbuja. En el Economista.es desde 2016 y siempre en la trinchera de Internet. Chiflado del cine, por si no se nota.
Finanzas

Los depósitos siguen a años luz de recuperar el atractivo de antaño, pero algo se está cociendo en la banca a la hora de remunerar este tipo de ahorros. Según la última estadística de Banco de España correspondiente a septiembre, las familias han logrado rascar una rentabilidad de media del 0,27%, un porcentaje que puede parecer mínimo, pero que supone un gran salto si se compara con el 0,05% de hace un año. Para ver un interés similar hay que remontarse a marzo de 2016.

Hasta dieciséis veces se repite el término recesión en las actas del BCE, publicadas hoy y correspondientes a la reunión del Consejo de Gobierno celebrada entre el 26 y el 27 de noviembre. En la anterior cita, en la que el BCE elevó los tipos también 75 puntos básicos, la palabra recesión estaba en nueve ocasiones. Los banqueros, en su discusión, destacan que el escenario base es una "recesión técnica a nivel mundial", pero corta y superficial.

Economía

La incertidumbre sobre el futuro de la economía estadounidense pivota sobre el empleo. Mientras la hoja de ruta de la política monetaria parece empezar a surtir efecto sobre la inflación y, con ello, los salarios, las incógnitas sobre el mercado laboral se mantienen y ponen en duda las previsiones más optimistas. Goldman Sachs acaba de romper una lanza a favor de un aterrizaje suave de la economía de EEUU. Aquí hay tres datos que cuestionan que la Fed consiga doblegar la inflación sin dañar al empleo.

La petrolera estatal china Sinopec se ha garantizado el suministro de Gas Natural Licuado (GNL) procedente de Qatar, con un contrato histórico de 27 años de duración. El acuerdo llega en un momento delicado, con Europa buscando desesperadamente energía, tras el corte de entrega por parte de Rusia. El GNL se ha convertido en una pieza clave para que este año la UE afronte con garantías sin cortes energéticos.

Economía

El banco de inversión Goldman Sachs ha lanzado los diez temas que marcarán el destino económico y bursátil de 2023. La firma confía, contra el consenso del mercado, que EEUU no caerá en recesión y resistirá el envite de la Fed; pero, por otra parte, el año bursátil será mediocre.

El sindicato germano del metal, el más importante del país, está exigiendo una subida de salarios del 8% para cerca de cuatro millones de trabajadores para compensar el alza de la inflación. Por ahora el BCE considera que no se está produciendo efectos de segunda vuelta "excesivos" y las expectativas de inflación se mantienen ancladas, pero reconoce, abiertamente, que un generalizado ascenso de las nóminas en la primera economía de la zona euro, supondría un problema para contener los precios el próximo año. Si no hay acuerdo, los trabajadores amenazan con ir a la huelga, que también afectaría a los precios de la cadena de suministro.

Historia

El dato de inflación en EEUU ha desatado las expectativas de un cambio de rumbo en la política monetaria de la Reserva Federal. Más de un experto encuentra muchas similitudes con el gran giro que protagonizó el banco central en 1974, bajo el mandato de Arthur Burns, el controvertido banquero, muy cercano a Nixon, que recortó tipos de interés con fuerza, cuando los precios todavía rondaban el 12%. El movimiento alivió al mercado, que repuntó más de un 30%, pero no consiguió evitar una profunda recesión, que previamente había provocado la estricta política monetaria de la Fed. El mercado anticipa que los tipos rocen el 5% en el segundo trimestre de 2023, pero contempla los primeros recortes de tipos para después del verano.

El BCE cada semana que pasa está endureciendo su discurso contra la inflación y hoy Lagarde ha realizado un exhaustivo análisis de por qué está siendo más rápida en propagarse, más intensa y, posiblemente, será más duradera que en el pasado. Principalmente, los márgenes empresariales han fallado como principal amortiguador de los precios. También alerta de que la crisis energética provocará presiones inflacionistas los próximos años.