Tecnología

Así ha sido la primera reunión de Musk con sus empleados tras la última ola de despidos

  • Tras unas semanas plagadas de incertidumbre parece que el nuevo proyecto se ha puesto en marcha
  • La compañía no planea más despidos y va a empezar a contratar

Después de la tormenta llega la calma, y parece que es justo lo que va a ocurrir en las oficinas de Twitter. Elon Musk se reunió ayer con los empleados que han aguantado las oleadas de despidos y siguen en la compañía para asegurarles que no habrá más bajas y que ya están empezando a contratar, podrías decir que la era de Twitter 2.0 acaba de comenzar.

Este pasado lunes, 21 de noviembre, Musk se reunió con los empleados que se comprometieron a su plan de "trabajo hardcore" para sacar la red social hacia adelante. No han sido unas semanas fáciles para nadie que trabajaba en la empresa, por un lado, Musk y sus decisiones han sido altamente criticadas (en varios casos con razón).

Mientras que los empleados han tenido que ver a sus compañeros ser despedidos como si nada y han tenido que tomar decisiones que puede que más adelante lamenten. Sea como sea, Musk ha querido dejar claro que a partir de esta semana quiere empezar de cero, o bueno empezar de 2.0.

Durante la reunión, el magnate ha dejado claro que no habrá más despidos, sino que la compañía va a comenzar a contratar, "nuestra prioridad serán personas con altos conocimientos en escribir software" dijo Musk. A su vez se dedicó a responder preguntas y aclarar la dirección que va a coger Twitter 2.0.

Musk aseguró que su intención era convertir esta plataforma en la plaza del pueblo digital. Es decir, un espacio en el que personas con todas las opiniones puedan comentar, asegurando que no va a haber un auge de la derecha en la red, sino un auge del centro, sin embargo, ayer mismo reinstauró la cuenta de Trump (vetado por animar a miembros de la extrema derecha a asaltar el Capitolio).

Otro de los temas tratados durante la reunión, fue la idea de que había que borrar y comenzar de cero algunas de las tecnologías de la plataforma y reconoció que se equivocarán muchas veces durante el proceso, pero que más adelante la situación se estabilizará.

A su vez, según ha podido saber The Verge, dejó caer que tiene intención de descentralizar Twitter. Por un lado, reconoció que no tenía intención de mover la sede de la compañía de San Francisco a Texas (EEUU) donde tiene la sede de Space X, pero que no descarta crear dos sedes, una para cada ciudad.

Pero esto no es lo único, ya que también dijo que tenía intención de comenzar a organizar equipos de ingenieros que estuvieran fuera de los EEUU, y señaló países como Japón, India, Brasil e Indonesia como serios candidatos, pero sobre todo el primero.

"Hay casi el mismo número de usuarios activos en Japón que en los EEUU, a pesar de que el país nipón tiene tan solo un tercio de los habitantes de EEUU" señaló Musk. Por último, el magnate también abordó el tema de la compensación de los trabajadores diciendo que se les darán acciones de la compañía y podrán cobrarlas con regularidad, al igual que hacen en Space X.

Parece que Twitter 2.0 ya está dando sus primeros pasos después de casi un mes de bandazos, mala gestión y toma de decisiones muy complicadas y arriesgadas. De momento, los trabajadores respiran algo más tranquilos.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.